domingo, 11 de mayo de 2014

Niña Iraquí de un orfanato



Niña Iraquí de un orfanato que extrañaba tanto a su madre que la dibujo en el piso para dormir con ella.

Una niña que ha perdido a su madre en la guerra, la diseña con tiza en el suelo del patio del internado para huérfanos donde ha sido acogida. Ella se coloca en el diseño dentro del cuerpo de su madre como para sentirse protegida. La niña es oriental y ellos, cuando entran en un lugar santo, dejan a la puerta las sandalias en señal de respeto. Es lo que hace la niña en el dibujo como para indicar que el cuerpo de su madre y el amor que nutre por ella, también es algo sagrado, un templo.