sábado, 5 de abril de 2014

El primer síntoma



El primer síntoma de que estamos matando nuestro sueño, es la falta de tiempo.