martes, 4 de febrero de 2014

Para ser viejo y sabio



Para ser viejo y sabio, primero hay que ser joven y estúpido.