domingo, 13 de octubre de 2013

NAMASTÉ



Yo reconozco que dentro de cada uno de nosotros, hay un lugar donde mora la divinidad. 

Yo honro ese lugar en ti, en donde el universo entero reside. 

Yo honro ese lugar en ti, que es un lugar de amor, de paz, de verdad y de luz.

Yo sé que cuando tú estés en ese lugar dentro de ti y yo estoy en ese lugar dentro de mi.

Tú y yo, somos solo uno.


NAMASTÉ