miércoles, 11 de septiembre de 2013

Por eso me complazco en mis flaquezas

Por eso me complazco en mis flaquezas, en las injurias, en las necesidades, en las persecuciones y las angustias sufridas por Cristo; pues, cuando estoy débil, entonces es cuando soy fuerte

Colosenses 1,18