domingo, 18 de agosto de 2013

No se preocupen tanto del adorno exterior

No se preocupen tanto del adorno exterior… sino de adornar interiormente el corazón con la belleza inalterable de un espíritu apacible.

Pedro 3:3